2.3.06

a la chu

Artista: Enrique Bunbury
Album: El Viaje a Ninguna Parte
Canción: El aragonés errante
Un terremoto emocional endemoniado,
un jaguar que les observa desde la espesura de la selva.
una cinta de seda alrededor de una bomba de relojería a punto de estallar.

Una maniobra de nunca atracar, un perfume de aromas orientales,
un desayuno con tamales, un accidente previsto en los planes,
del artista equilibrista, del aragonés errante, a punto de traspiés.

Una lágrima como una perla, que vuelve al mar, sea como sea.
Suplicando por algún tipo de relación digna de llamarse humana,
que lleve la pena y la quebrada en el bolsillo del corazón.

Una de esas malas compañías, factoría de melancolía,
que no vienen a ver si pueden, sino porque pueden vienen,
una indígena alienígena, que solamente bebe justicia poética.

Una contienda contenida y loca,
un beso en la boca de la botella de flor de caña -gran reserva-,
sobre una mesa repleta de vasos vacíos y limones exprimidos.

Una sed de ilusiones infinita, donde nacen y mueren las acciones que brillan,
en el tiempo que contempla un mundo hecho a medida,
no sólo del que siembra, sino del que es semilla.